martes, 11 de mayo de 2010

Tiempo

nubes de desconsuelo
que no ceden espacio ni aire entre la tierra y el cielo.
condenado alivio, prisionero.
no logro regresar sin perder el paso
no logro volver y acaso
la que fui a buscar es ya una extraña.
tal vez estas manos no sean mías,
esta voz, este silencio pronunciado.
lo que mis ojos ven, quizás no es hoy,
es nuevamente el pasado
incapaz de decir o de salvarse
o de extender las manos.
silencio incomprendido, amenazado,
el de un corazón que postergado se desconoce a sí mismo
y se encuentra al borde de un abismo
que creía ya olvidado.

16 comentarios:

GOGO dijo...

esas sensaciones que uno no cree olvidas y que vuelven por nosotrosss..ufff..

se siente el sentimiento que tus letras latenn..!!

lujito el leertee..!!

mi cariñoo entregado en manooo...!!

Mr Musik dijo...

Que bueno lo que has traído hoy, los recuerdos, sensaciones y sentimientos que creíamos olvidados y vuelven para hacernos sentir ese vacío del que hablas. A veces pensamos ¿por qué lo hice? o ¿por qué no lo hice? pero de eso se trata vivir, del pasado, presente y futuro, aunque duela esa melancolía es una extraña sensación de aprendizaje y agridulces memoriales.
Gracias por tu escrito, me hizo recordar muchas cosas.

Un abrazo del alma

Mónica dijo...

Gracias a vos Musik...

Otro abrazo

RICARDO MIÑANA dijo...

El tiempo pasa inexorable,
luego solo quedan los recuerdos.
muy bonito el verso.
un placer pasar por tu bonito blog.

Mistral dijo...

Emociona leerte, eres todo sentimiento y lo expresas de un modo perfecto.

Saludos

Palabras como nubes dijo...

Cuántas veces sentimos que no somos nosotros mismos y buscamos en el pasado vaya a saber qué...
Fuerte poesía, me encantó.

Abrazo
Jeve.

TruHan dijo...

todo pasa por algo, pero no todo pasa, a veces se queda... pegadito en el alma.

el tiempo borra las huellas, solo si se lo permites.

toda mi luz para ti amiga y un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Hay que alejarse del abismo, luego dar media vuelta y buscar el sol por muy nublado que esté.
Al final hay premio.
Besos.

elisa...lichazul dijo...

se perciven emociones derroteras, lánguidas, frustadas, el hablante y su sombrío destino
quedan de manifiesto

Felicitaciones por este trabajo
besitos de luz

felíz fin de semanita Mónica
con las mejores energías pa'ti

Edu dijo...

Jamas se ve el hoy, solo el ayer...nada se olvida, solo se posterga.
Besos

sedemiuqse dijo...

desconsuelo, tristeza, desilusión. Soledad. Al mismo tiempo saber y sentir todo lo contrario....quizás todo sea un reflejo, una sola mirada donde todo es al mismo tiempo, el hoy, el ayer, el mañana todo en este instante.

Besos y amor
je

Francisco Javier DC dijo...

Podría decir que me gusta leerte, pero no entiendo lo que me contesto.

Decía Borges:

Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar, quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por lo demás, yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y sólo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con lo infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro.

No sé cuál de los dos escribe esta página.

-Borges y Yo-

... ¿por qué me gusta tanto leerte en mi silencio?

buenas tardes.

La sonrisa de Hiperión dijo...

El tiempo se lleva las pasiones, desgasta la piedra, no hace olvidar cuando se queire de verdad...

Saludos y un abrazo

Mónica dijo...

Gracias Francisco...

No es por lo que lees, es por el silencio...

Un abrazo

jhony dijo...

un pensamiento profundo de un sentir que no se ha olvidado...un tiempo que no pasa..
un beso.

Mistral dijo...

Si está vacía, llena la mochila de esperanzas. Invéntalas, búscalas, píntalas, pero no mires a ese abismo nunca, mira hacia el azul del cielo, o te atraerá irremediablemente hacia él.

Un abrazo