sábado, 15 de agosto de 2009

El dulce dolor del placer




Húmeda tu piel y la mía,


cual orillas que se rozan,


cual fresca brisa.


Desde la costa de tus labios me deslizo


y en vos me hundo,


océano de sensaciones que mi aliento agita.


Tu voz, hecha de agua y viento


entrecorta mis más íntimos susurros,


esos, los que tu nombre palpitan.


Y así me llevás hasta el sitio


del que no regresaría.


Entrelazadas tus manos y las mías,


sólo un poco más y me desbordas,


colmada de placer


me derramo sobre vos como una copa.


En tu oleaje de espuma me meces,


me llenas y vacías.


Rompeme suavemente entre tus brazos de sal


y llevame otra vez hasta tu cielo.


Modelame a tu antojo


con tus dedos artistas,


que después de estar en vos


jamás vuelvo a ser la misma.


.................................

................


Y así te pensaba,


con el dulce dolor del placer que me provocas.


Latiendo recuerdos de antigüos sueños.


Prisionera en la libertad de mis pensamientos.

5 comentarios:

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Cuando digo que escribís con el corazón en la mano, no tengo duda, bello de verdad, cuanto de tu interior hay en ese poéma, la imaginación se hace real en cada una de tus letras. No dejes de escribir. Un cariño grande.

Magah dijo...

Hola Moni!! Es hermoso lo que escribiste, y gracias enormes por tus palabras.
Hoy, para mi el dolor ha dejado de ser dulce, y animo a que deje de serlo para todos, por que es justamente ese pegoteo que provoca hasta la miel, del que hay que salir y saber asi lo que es verdaderamente el placer y vivirlo a full por que uno se lo merece sin penas.
Te abrazo desde mi vuelo.

Magah

Mónica dijo...

Gracias Juan!! Ayer me dejaste pensando... cuando alguien escribe algo y lo da, lo suelta, a partir de ahí ya no le pertenece. Quien lo recibe puede guardarlo o no, o leerlo cada día, pero eso es parte de otra historia. Gracias. Un beso

Mónica dijo...

Hola Magah!! Muchas gracias por tus palabras, no imaginás lo justas que fueron para mí.
Un beso grande

Palabras como nubes dijo...

Una verdadera belleza, hay frases aquí que brillan por sí mismas. "Así me llevas hasta el sitio del que no regresaría." Ahhh... Suspiraron mis ojos con esta poesía.
Abrazo
Jeve.